Creativa Producciones 2018

Micro-departamentos: adiós al bidet y a la bañera

Segun el Código de Edificación de la Ciudad de Buenos Aires, que entraría en vigencia antes de fin de año, se podrán construir microambientes de tan solo 18 metros cuadrados.

El bidet, el invento francés que los argentinos usamos al revés –porque los entendidos dicen que el modo correcto es mirando hacia la pared, con las canillas de frente– ya no será necesario que aparezca en los planos de los desarrolladores inmobiliarios porteños. Tampoco las bañeras, artefactos poco amigables de un entorno accesible en el baño. Y en línea con el ritmo de vida actual y la tendencia minimalista mundial –fundamentan unos– o con las necesidades que impone el negocio inmobiliario –argumentan otros– los monoambientes pasarán a ser microambientes: en apenas 18 metros cuadrados (m2) entrarán dormitorio, estar-comedor y cocina, y se sumará el baño de no menos de 2,50 m2.
Como sucedió en la mayoría de los países del mundo, en la ciudad de Buenos Aires el bidet podría caer en desuso.
Lo mismo podría ocurrir con la clásica bañera, que justificadamente no tiene lugar en los hogares con personas mayores o con discapacidad. Ahora, el Nuevo Código de Edificación, que el 6 de septiembre pasado recibió la aprobación inicial en la Legislatura porteña, elimina la obligatoriedad de incluirlos en los baños de las viviendas.

En los últimos años, en Buenos Aires comenzaron a construirse edificios enteros con micro-departamentos de 18 m2. Pero como el código actual no lo permite, están habilitados como estudios profesionales y no como viviendas. En algunos casos vienen equipados con muebles empotrados, diseñados a medida y funcionales. Son edificios con espacios comunes como un lugar de cocina-bar para el que quiere juntarse con amigos, zonas con wifi, lavadero, solarium, parrillas y jacuzzi.

En Buenos Aires es creciente el número de gente que vive sola y que está fuera de su casa la mayor parte del día. De acuerdo con datos de la Dirección de Estadísticas y Censos del Gobierno de la Ciudad, el 35% de los porteños vive solo, y en los barrios del norte el promedio de integrantes por hogar es de apenas dos personas. Y alrededor de seis de cada diez hogares son familiares, mientras que el 42,3% no lo son. Se suma que los costos de las propiedades son elevados, aumentaron más con la devaluación del peso y no hay créditos accesibles de tantos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *